PATRIA DE PÁJAROS

PATRIA DE PÁJAROS
PUBLICADO: pilar_ge@hotmail.com

MUTARI IN ALITEM

MUTARI IN ALITEM
PUBLICADO: pilar_ge@hotmail.com

Reproducción de vídeos: Mutari In Alitem

Reproducción de videos DE ESTA COLECCIÓN

viernes, 29 de mayo de 2009

Dido - The Day Before The Day



















Speeches won't be made today, clocks will carry on
flowers wont be left in parks, work will still be done
people wont be dressed in clack, babies will be born
no flags will fly, the sun will rise,
but we know that you are gone

you who love to love and believed we can never give enough

it wakes me every single night, thinking through the day
did you stop at any time have doubts at any stage
were you calm or were you numb or happy just to get it done
i've lived my life without regret until today

you who love to love and believed we can never give enough

I didnt get to say goodbye the day before the day
was trying to get to work on time, thats why i turned away
and missed the most important thing you've ever tried to say
i've lived my life without regret until today

you who love to love and believed we can never give enough
and you who hoped that underneath we all felt the same
that was until the day before the day.








.

martes, 26 de mayo de 2009

Afirmaciones




Afirmaciones




“Algún día se escribirá la historia de la metáfora y sabremos la verdad y el error que estas conjeturas encierran.”


-J. L. Borges, “La Metáfora”-





Escenas Omitidas



EDGARD MUNCH






La vida de un escritor no se define por sus palabras, pero sí se podría definir por el color de una silla en la que le gusta sentarse, y todavía no me siento.

No pretendía hacer una broma, es que sucede que yo quería ver cómo llovía y me marché a encontrar la definición de la lluvia y a establecer la composición de la lluvia y a conjugar el pretérito y el futuro de la lluvia y nunca tuve una silla mojada y en su lugar me dediqué a encontrar la composición y las causas no de las nubes, no, sino del agua y de la sal.

Pero no tiene remedio, y es que no sé por qué he querido guardar la silla dentro de su palabra. Cuando me sale así: palabra, me dan ganas de ponerme a llorar para partir del agua y de la sal, pero después no es llanto ni sal ni agua, tan testaruda aquí pensando que por ponerme a llorar la lluvia me llovería, observo los transeúntes guardando sus paraguas y yéndose a dormir, otros salvándose de la inundación con escobas y, los más afortunados, han conseguido que les florezcan jacintos, margaritas y lirios en las cejas, esto, es verdad que parece metáfora, pero algo que a mí del todo no me ha pasado, a todos nos puede pasar por el olor a mojado de las sillas.

Me doy cuenta después de varios meses de dónde ha salido la idea de que la vida es como las sillas. Ellas no dicen nada, sin embargo te obligan a ti a que te quieras sentar sobre su persistencia, y además, después de varios años, quieras volver a haberte sentado allí, cuando al contar una historia sobre la lluvia o la palabra silla, ni siquiera hayas sido capaz de, con todas esas cosas que hayas escrito, traerte delante el agua, el llanto o la silla en vez de andar de merodeo en merodeo sobre lo que será la eternidad.

La eternidad no existe como no existe tampoco la existencia ni la tristeza. Para que exista la eternidad, la existencia y la tristeza, se necesitan cosas nombrables, y esas que no se saben cómo nombrar, se llaman eternidad, existencia y tristeza.

Y es muy difícil calentarse las manos o calentarse sin más con las propias palabras, se necesita para eso el ejercicio de la memoria, el uso y desuso de aquella ambigüedad en la que Nietzsche no confirma ninguna ligadura... *¿Por qué se cruzarían de tal forma todas esas escenas?.

Yo no salgo de mí, estoy eternamente confinada entre esos tres puntos que van de la cabeza a los pies y recorren varias veces por segundo todas y cada una de las funciones que tienen encomendadas, hay en cada distancia desde mí a ellos tres, unas ganas inmensas de que me alejen, y de pronto, vuelvo a querer estar allí y todo lo que no sean ellos, lo alinearía como se alinean los dibujos para montar una imagen.

La vida de un escritor no se define como podéis comprobar por las cosas que escribe, la presión de los puntos en todas direcciones es inimaginable, pasa la noche entera describiendo lo eterno y se levanta muchas veces de la silla a realizar tareas incomprensibles y para mirar alrededor y porque se arrepiente de que mientras escribe, se le escapa la vida.

Lo mismo que les pasa a los jugadores, sigue apostando más y más, ha endeudado el bolígrafo, no ha visto a nadie con el significado exactamente que escribió, recuerda haber nombrado el tiempo siempre callando lo que cree que es tiempo, un cúmulo de afirmaciones que consisten en detener para contar, ese empecinamiento por encontrar la mano trágica que destroce el triángulo.
No puede ser. Abro otro libro de García Márquez (porque es verdad) para que sea la vida, trato de renunciar a las metáforas, y me encuentro con que el deseo es forma, y en su totalidad, irrealizable: la materia candente cruzada en laberintos.





*J. L. Borges, “La Doctrina De Los Ciclos”: Nietzsche, por lo demás, no habló nunca de una confirmación mnemónica del Regreso.



Los Indecisos




EDVARDMUNCH






En el centro de una mesa hay un vaso con agua. El de la silla azul piensa si llegará a alcanzarlo antes de que el líquido se derrame por alguna imprudencia.

El mismo vaso con agua, al de la silla marrón, le hace pensar si el de la silla azul llegará antes que él y habría valido el esfuerzo levantarse a por el vaso con agua.

Ambos piensan tratando de averiguar qué le estará pasando al otro por la cabeza que se concrete en un acto y no haya habido más pensamiento que el deducible después.

A los 20 minutos, cada uno comprueba desde su silla que el vaso y el agua han desaparecido.

El de la silla azul se entrega a imaginar que un camarero, convencido de la inutilidad de un vaso con agua abandonado a su transparencia, lo ha colocado en su bandeja metalizada junto a otros vasos con restos de batido, cerveza, horchata, jugo de tomate, melocotón y mango (algunos de ellos con marcas de carmín) entre cáscaras de panchitos y panchitos enteros y varios huesos de aceitunas y aceitunas enteras y que se está dirigiendo ahora al fondo del bar La Chambre a depositar lo que traslada en su bandeja mientras grita con voz bien opaca pidiendo a cocina una ración de sepia.

El de la silla marrón observa la soledad de la mesa en la que ya no ve el vaso equidistante entre dos sillas.




Oportunidades







“No todos los días el mundo se ordena a sí mismo en un poema."

-Wallace Stevens-






Todo lo que contenga la letra N le favorece. Sin embargo, por algún sitio tenía que empezar, no sabía si hablar del tiempo, o citar frases de otros, eso haré:


- El dinero es una forma de poesía.
- El cuerpo es el gran poema.
- Un poema es un café. (Restauración).
- La lengua es un ojo.
- Los poetas adquieren humanidad.
- La pérdida de un lenguaje crea confusión o mudez.
- La poesía debe resistir a la inteligencia casi con éxito.
- Dios es un postulado del ego.
- La vida no está libre de sus formas.
- Un cambio de estilo es un cambio de tema.

-Wallace Stevens-




Del tiempo, porque hacía demasiado calor y porque con Derrida no se puede, y tampoco con los demás. Quiero decir, que no puedo conmigo ni con el dinero ni con la poesía, mas: ¿qué sería poder?. Esas palabras, esos epígrafes, nada más me sirvieron provisionalmente, la idea de desfragmentación está por todas partes, el calor fue una excusa, aunque: ¿qué no lo es?. Todo esto que transcurre, imagino, para crear la sensación de realidad; pensaba en cantidades todas cortadas, como un ciempiés. El mundo no está esperando que nadie venga y lo organice con un lenguaje, esta mañana leí que un gran poeta era para que todo lo que se había hecho, no hubiera sido malo, luego leí que, TODO, no existe, y a mí me salen todos por todas partes, yo trato de borrarlos, de suprimirlos con un sinónimo, pero esta necesidad de recurrir a las palabras de otros para acabar diciendo: nada más me sirvieron provisionalmente... Había pensado en el poema de Edgar Bayley Es Infinita Esta Belleza Abandonada, pero ya lo había dicho él y además, lo que mejor deja dicho, es que después de cada adiós hay otro adiós, si esto es así, no es tanta la tristeza. ¿La tristeza?... es que hay palabras condenadas, son como sacos para meterlo todo, y si TODO no existe, la tristeza... ¿qué será?.

Son patas de alacranes subiendo por los estantes llenos de polvo, son los muebles del cuerpo, el cuerpo entre los muelles, el cuerpo amueblado y el cuerpo sin amueblar. Son las estanterías donde se ponen las horas a vigilar y la hora 16, la hora 13 y la hora 22, es esta carne romántica, este cerebro filosófico, pero el MUNDO no está esperando, no, yo, que debo ser algo creyente, diría con Lacan, me atrevería a decir, que EL MUNDO ESTÁ ESTRUCTURADO COMO UN LENGUAJE. Que si fuera capaz de estructurarse con otro lenguaje, sería otro mundo.

Sigo atreviéndome a decir, por lo tanto, que las palabras tienen un precio que equivale a decir que tienen un trabajo. ¡Pero siempre un futuro imperfecto!. Y sin embargo, para que no suceda en lo real, debe ocurrir en el lenguaje, según donde te sitúes en el lenguaje, te sitúas en tal o cual realidad.

Para que el dinero sea una forma de poesía, que lo es, no es que haya que ponerse a contar dinero, sino dejar que éste ocupe otro lugar en la cadena significante. También otro lugar la mierda, también otro lugar la belleza, también otro lugar el pensamiento, también otro lugar la fe, también otro lugar la ciencia: otra manera de articular, que si se trata de distribución, no se puede pensar como se ha venido pensando el tiempo y todas esas encrucijadas de la razón que tantos quebraderos le dieron a los filósofos y a los hombres, el uso de los bienes materiales y de los no considerados materiales, no es regulable por leyes externas si no se tiene en cuenta al sujeto del uso; de esto da cuenta la historia sobradamente; en cuanto al uso del lenguaje, ya ha dado cuenta de cómo se produce un sujeto, el psicoanálisis. Para desembarazarme del peso que tiene hoy para mí leer a Sylvia Plath, tendría que decir sencillamente, que la mayoría de las palabras están inutilizables, porque quienes las dicen y quienes las escuchan, creemos tener una idea concreta y verdad de lo que significan, nadie se reconoce implicado en lo que las palabras eligen de él. Si con el cambio de estilo se produce un cambio de tema, también ocurre con la escucha, también hay un estilo para escuchar, y además, lo que en sí mismo se detecta como estilo, siendo atribuible a la estética, está diciendo desde dónde se habla, el acervo de pensamientos, ideas, y palabras que censuramos y para qué.

















sábado, 9 de mayo de 2009

EL TERCER VÉRTICE




El Tercer Vértice




“No imaginemos la materia infinita, como lo hizo Epicuro; imaginémosla finita.” 1

J. L. Borges, “El Tiempo Circular”





desaparece, una mano trágica lo borra y una memoria, a veces incesante, a veces en detención, no registra el momento en que el tercer vértice desaparece de la estructura triangular, toma entonces conciencia de que el cerrado trecho que conformó el triángulo le permitía imaginar extensiones inmensas y titubea, cae en la ambigüedad como el que se defiende de una certeza. La forma exterior que imagina, tiene grabado a fuego el espacio encerrado entre los puntos que antes delimitaba la filigrana de un triángulo. Ambiguo, sí, extrapolado de lo interno y lo externo porque atisba que a la sensación de pared, se le agrega derribo

si le ha fallado el cálculo, puede intuir que el cálculo es infinito, pero es finita su posibilidad de calcular, ese momento que no se puede registrar sino como en algo que cesa. En el cómputo o en el espacio, la medida
no
sabe.



El Segundo Vértice




“Aunque los años de tu vida fueren tres mil o diez veces tres mil, recuerda que ninguno pierde otra vida que la que vive ahora ni vive otra que la que pierde.” 2


J. L. Borges, “El Tiempo Circular”






lo llama Muerte e instituye la idea de contar. No iguala la repetición el estado del antes, ese lapso que no se registró. Al esfuerzo que quiere hacer para ampliar mirada, pensamiento, ignición... unir... plegar... volver... borrar... lo llama ambigüedad que es todas las presencias. Inabarcable como le es, adopta todas y cada una de las posibles figuras que había llamado espacio, luego tiempo, y ahora presente. Se podría acordar que presente contradice a Muerte.



El Primer Vértice




“Repite Marco Aurelio: "Quien ha mirado lo presente ha mirado todas las cosas: las que ocurrieron en el insondable pasado, las que ocurrirán en el porvenir.” 3


J. L. Borges, “El Tiempo Circular”






es el tajo en el que pretende urdir su historia, lo inatrapable de historiar, la pre-ocupación historiada, la construcción de ella, de él, de lo suyo, de su él otro... la prolongación... el futuro historiará... el presente en el que se remueve de inatrapable... la proyección hacia la geometría... los conceptos que culminan en lo temporal /espacial porque la percepción... la eliminación... la supresión del presente sería a Muerte.

las palabras, los verbos, los lenguajes, la denominación y llama de las cosas, las ausencias, las presencias de ellas y de no ellas, pero sobre todo, el momento preciso en el que se decide, algo estricto que puede no llegar porque una mano trágica lo borre.






-->1) J. L. Borges, “El Tiempo Circular”: David Hume; consta en los Dialogues concerning natural religión (1779) que se propuso traducir Schopenhauer; que yo sepa, nadie lo ha destacado hasta ahora. Lo traduzco literalmente: "No imaginemos la materia infinita, como lo hizo Epicuro; imaginémosla finita. Un número finito de partículas no es susceptible de infinitas trasposiciones; en una duración eterna, todos los órdenes y colocaciones posibles ocurrirán un número infinito de veces. Este mundo, con todos sus detalles, hasta los más minúsculos, ha sido elaborado y aniquilado, y será elaborado y aniquilado: infinitamente" (Dialogues, VIII).

2)
J. L. Borges, “El Tiempo Circular”: De tal profusión de testimonios bástame copiar uno, de Marco Aurelio: "Aunque los años de tu vida fueren tres mil o diez veces tres mil, recuerda que ninguno pierde otra vida que la que vive ahora ni vive otra que la que pierde. El término más largo y el más breve son, pues, iguales. El presente es de todos; morir es perder el presente, que es un lapso brevísimo. Nadie pierde el pasado ni el porvenir, pues a nadie pueden quitarle lo que no tiene. Recuerda que todas las cosas giran y vuelven a girar por las mismas órbitas y que para el espectador es igual verla un siglo o dos o infinitamente" (Reflexiones, 14).


3)
J. L. Borges, “El Tiempo Circular” (Marco Aurelio, Reflexiones, libro sexto, 37)












Pilar García Puerta de El Limbo de La Memoria
Fotografías de Abril 2009, P.G.P. 






El Limbo De La Memoria





El Limbo De La Memoria


Quellinus Erasmus, Cupido navegando sobre el delfín


Repeticiones




“El Estilo Del Deseo Es La Eternidad.”

J.L.Borges, La Doctrina De Los Ciclos



Primer Intento



“Escribió Nietzsche: No anhelar distantes venturas y favores y bendiciones, sino vivir de modo que queramos volver a vivir, y así por toda la eternidad.”

J.L.Borges, ”La Doctrina De Los Ciclos”





No tenía que ser importante lo que no se había hecho, sí lo que se podía decir a cerca de lo hecho.

A medida que el tiempo se terminaba, era como que el tiempo no dejaba de crecer, quiero decir un tiempo Aleph, un tiempo MASA.

Infalibles y acuciantes caen sobre mí al pronunciar estas palabras historias y vidas que no viví, me atrapan en su ejememoria: ¡El terrible lenguaje!

Segundo Intento



“Nietzsche, por lo demás, no habló nunca de una confirmación mnemónica del Regreso.”

J.L.Borges, ”La Doctrina De Los Ciclos”





Con graves pinzas de disección entré a leer sus disparates y espero poder servirme de ellos de modo indiferente, como quisiera, si pudiera, hacer con los míos.

Miré el reloj y me volví a aterrar. Todo cabía en una idea, noción o presupuesto, y nada, nada de lo que me pudieran sugerir, sería suficiente para que renunciara a las antítesis. Todavía algunas veces siento que levanto los pies para no pisarlas de lo sólidas que son... en este preciso momento en el que acometo dos o tres actos que no puedo verificar debido a la sucesividad del lenguaje y otras que han aparecido (desparecido) en el momento que fijaba la cita... quiero decir que algo que está en la dilación de lo que se dice, des-realiza.



Quellinus Erasmus, El amor dormido


Tercer Intento




“De nuevo nacerás de un vientre, de nuevo crecerá tu esqueleto, de nuevo arribará esta misma página a tus manos iguales, de nuevo cursarás todas las horas hasta la de tu muerte increíble.”

J.L.Borges, ”La Doctrina De Los Ciclos”





Lo más concreto que tengo es el ruido del tabulador que es un acto mecánico al que recurro con ambición consciente de que sea un suceso, de que sea una bella manera de intercambiar deseo y eterno.
Es privilegio del deseo, la fugacidad de la máscara, el desdoblamiento, y Nietzsche está muy acertado en confabular contra sí mismo y contra los otros.

Es privilegio de la palabra la paradoja, es privilegio del pensamiento la dispersión, es condición y privilegio del deseo el desmoronamiento, y solamente y nada más privilegio de la metáfora, abandonar la esclavitud de la verdad que se apila sobre ese objeto decorativo al que llamamos tiempo.

Es exclusivo el dominio de la Eternidad sobre la materia puesto que somos breves y nostálgicos y melancólicos y ambicionamos perecer, es por la ley de los contrarios que a cada vez le llamamos Lo Eterno. ¿Alguien lleva la cuenta del número que nos lanzó desnudos y descalzos, atraídos y absortos, necesitados y sobrantes, articulados por la mano a estrellarnos desde un final innúmero de veces contra la mano misma?.



Jacob Peter Gowy, Hipómenes y Atalanta


Cuarto Intento

“La vida es demasiado pobre para no ser también inmortal.”

J.L.B. "Historia De La Eternidad-






Y entre la estela de cristales que se propagan, en ese baile de insectos que suben desde las páginas a los labios, entre la nube gris de las cenizas, la dispersión del acto de pensar, entre lo que pensamos y la insonoridad, estaba la hora fija en la que acudíamos a la mesa para comer y así se sucedían los Martes y los Miércoles y luego los Domingos, estaba el diccionario encima de la mesa.

¿O es que acaso no habíamos deseado que sobre el blanco mantel, en la llama arcoiris de las ideas, no hubiera habido siempre combustible y color?

... la poligamia de las refracciones de la luz...

y desde entonces se declaró un estado de sitio para los que veían y otro estado de sitio que no, y todo por culpa de las infectas picaduras de las teorías de los colores.

Y tuvimos que fabricar antídotos contra los descarrilamientos de lo blanco, contra las propulsiones de lo rojo, contra las afecciones de lo azul.



Jan Cossiers, Narciso


Quinto Intento




“Si falta un yo, la infinitud puede equivaler a la sucesión.”


J.L.Borges, ”La Doctrina De Los Ciclos” *






Y una vez demostrada la posibilidad al menos de dos formas distintas de llover sobre Madrid o sobre Macondo, me sigue dando miedo creer en el reloj y creo en la sucesión y creo en la no sucesión porque son dos maneras de proclamar la suma.

Después va a llover, ¿en qué estricto momento?.



Jacob Peter Gowy, La caída de Ícaro






*J. L. Borges, La Doctrina De Los Ciclos: “Nietzsche quería hombres capaces de aguantar la inmortalidad. Lo digo con palabras que están en sus cuadernos personales, en el Nachlass, donde grabó también estas otras: Si te figuras una larga paz antes de renacer, te juro que piensas mal. Entre el último instante de la conciencia y el primer resplandor de una vida nueva hay “ningún tiempo” -el plazo dura lo que un rayo, aunque no basten a medirlo billones de años. Si falta un yo, la infinitud puede equivaler a la sucesión.”











Pilar García Puerta, de El Limbo De La Memoria