PATRIA DE PÁJAROS

PATRIA DE PÁJAROS
PUBLICADO: pilar_ge@hotmail.com

MUTARI IN ALITEM

MUTARI IN ALITEM
PUBLICADO: pilar_ge@hotmail.com

Reproducción de vídeos: Mutari In Alitem

Reproducción de videos DE ESTA COLECCIÓN

martes, 15 de septiembre de 2009

Antes De Irse



Antes De Irse



Photobucket




“Manos exploradoras no encuentran defensa:
su vanidad no requiere respuesta,
y da la bienvenida a la indiferencia.


-Thomas S. Eliot, “El Sermón Del Fuego”-






Y antes de irse me dijo que le tomara nota yo de lo que fuera él capaz de recordar:


“Había descorrido las cortinas para verla alejarse en la calle y porque el cielo le señalaba con su llama de lilas, señalaba la afluencia del pulso de ella y el golpe aniñado de ella, la presión de los pies que redoblaban desde entonces en el afuera y en el adentro aunque todo pasaba en su garganta.


Viento crispado en las cortinas, ganas de entrar en las cortinas, las cortinas pegadas a sus brazos con sombras oscuras en las que habrían cabido pasadizos enteros, tal vez entristecido por la disminución de la presión de los pies que ella se llevaba a ya no redoblar, en su garganta. Y muchas ganas de haber escrito y ahora esa duda, dime: - ¿cambiaste el agua de las flores?, dime: -¿preparaste el termómetro?, dime: -¿pusiste agua caliente debajo de la cama?, dime: -¿desde dónde te arrancas repentina?, ¡dime!:


-¿has acomodado sembrado amparado la silla la columna la figura marchita en la pared?, dime: -¿por qué es ahora el viento?, dime: -¿qué es el ahora?.”


Y antes de irse me dijo que le tomara nota yo de lo que fuera ella capaz de recordar:


“Cuado él se marchaba a cenar tenía un traje marrón oscuro como el de los desiertos, se secaban las flores y se rompía el hielo del jarrón. Cuando él se marchaba a cenar, ella era ingenua como una luna y se sentaba en la esquina de la cama a hacer pulseras y zapatillas. Cuando él se marchaba a cenar, ella soñaba con caballos y carrozas que atropellaban las estrellas. Cuando él se marchaba a cenar, ella cenaba tórtolas y margaritas, cuando se había ido como a cenar, ella le hacía un traje blanco y se lo regalaba a los muertos.”


Y antes de irse me dijo que le tomara nota yo de lo que fuera él capaz de recordar:


“Adiós.” “Adiós.”







* Thomas S. Eliot, “El Sermón Del Fuego”