PATRIA DE PÁJAROS

PATRIA DE PÁJAROS
PUBLICADO: pilar_ge@hotmail.com

MUTARI IN ALITEM

MUTARI IN ALITEM
PUBLICADO: pilar_ge@hotmail.com

Reproducción de vídeos: Mutari In Alitem

Reproducción de videos DE ESTA COLECCIÓN

martes, 26 de mayo de 2009

Afirmaciones




Afirmaciones




“Algún día se escribirá la historia de la metáfora y sabremos la verdad y el error que estas conjeturas encierran.”


-J. L. Borges, “La Metáfora”-





Escenas Omitidas



EDGARD MUNCH






La vida de un escritor no se define por sus palabras, pero sí se podría definir por el color de una silla en la que le gusta sentarse, y todavía no me siento.

No pretendía hacer una broma, es que sucede que yo quería ver cómo llovía y me marché a encontrar la definición de la lluvia y a establecer la composición de la lluvia y a conjugar el pretérito y el futuro de la lluvia y nunca tuve una silla mojada y en su lugar me dediqué a encontrar la composición y las causas no de las nubes, no, sino del agua y de la sal.

Pero no tiene remedio, y es que no sé por qué he querido guardar la silla dentro de su palabra. Cuando me sale así: palabra, me dan ganas de ponerme a llorar para partir del agua y de la sal, pero después no es llanto ni sal ni agua, tan testaruda aquí pensando que por ponerme a llorar la lluvia me llovería, observo los transeúntes guardando sus paraguas y yéndose a dormir, otros salvándose de la inundación con escobas y, los más afortunados, han conseguido que les florezcan jacintos, margaritas y lirios en las cejas, esto, es verdad que parece metáfora, pero algo que a mí del todo no me ha pasado, a todos nos puede pasar por el olor a mojado de las sillas.

Me doy cuenta después de varios meses de dónde ha salido la idea de que la vida es como las sillas. Ellas no dicen nada, sin embargo te obligan a ti a que te quieras sentar sobre su persistencia, y además, después de varios años, quieras volver a haberte sentado allí, cuando al contar una historia sobre la lluvia o la palabra silla, ni siquiera hayas sido capaz de, con todas esas cosas que hayas escrito, traerte delante el agua, el llanto o la silla en vez de andar de merodeo en merodeo sobre lo que será la eternidad.

La eternidad no existe como no existe tampoco la existencia ni la tristeza. Para que exista la eternidad, la existencia y la tristeza, se necesitan cosas nombrables, y esas que no se saben cómo nombrar, se llaman eternidad, existencia y tristeza.

Y es muy difícil calentarse las manos o calentarse sin más con las propias palabras, se necesita para eso el ejercicio de la memoria, el uso y desuso de aquella ambigüedad en la que Nietzsche no confirma ninguna ligadura... *¿Por qué se cruzarían de tal forma todas esas escenas?.

Yo no salgo de mí, estoy eternamente confinada entre esos tres puntos que van de la cabeza a los pies y recorren varias veces por segundo todas y cada una de las funciones que tienen encomendadas, hay en cada distancia desde mí a ellos tres, unas ganas inmensas de que me alejen, y de pronto, vuelvo a querer estar allí y todo lo que no sean ellos, lo alinearía como se alinean los dibujos para montar una imagen.

La vida de un escritor no se define como podéis comprobar por las cosas que escribe, la presión de los puntos en todas direcciones es inimaginable, pasa la noche entera describiendo lo eterno y se levanta muchas veces de la silla a realizar tareas incomprensibles y para mirar alrededor y porque se arrepiente de que mientras escribe, se le escapa la vida.

Lo mismo que les pasa a los jugadores, sigue apostando más y más, ha endeudado el bolígrafo, no ha visto a nadie con el significado exactamente que escribió, recuerda haber nombrado el tiempo siempre callando lo que cree que es tiempo, un cúmulo de afirmaciones que consisten en detener para contar, ese empecinamiento por encontrar la mano trágica que destroce el triángulo.
No puede ser. Abro otro libro de García Márquez (porque es verdad) para que sea la vida, trato de renunciar a las metáforas, y me encuentro con que el deseo es forma, y en su totalidad, irrealizable: la materia candente cruzada en laberintos.





*J. L. Borges, “La Doctrina De Los Ciclos”: Nietzsche, por lo demás, no habló nunca de una confirmación mnemónica del Regreso.



Los Indecisos




EDVARDMUNCH






En el centro de una mesa hay un vaso con agua. El de la silla azul piensa si llegará a alcanzarlo antes de que el líquido se derrame por alguna imprudencia.

El mismo vaso con agua, al de la silla marrón, le hace pensar si el de la silla azul llegará antes que él y habría valido el esfuerzo levantarse a por el vaso con agua.

Ambos piensan tratando de averiguar qué le estará pasando al otro por la cabeza que se concrete en un acto y no haya habido más pensamiento que el deducible después.

A los 20 minutos, cada uno comprueba desde su silla que el vaso y el agua han desaparecido.

El de la silla azul se entrega a imaginar que un camarero, convencido de la inutilidad de un vaso con agua abandonado a su transparencia, lo ha colocado en su bandeja metalizada junto a otros vasos con restos de batido, cerveza, horchata, jugo de tomate, melocotón y mango (algunos de ellos con marcas de carmín) entre cáscaras de panchitos y panchitos enteros y varios huesos de aceitunas y aceitunas enteras y que se está dirigiendo ahora al fondo del bar La Chambre a depositar lo que traslada en su bandeja mientras grita con voz bien opaca pidiendo a cocina una ración de sepia.

El de la silla marrón observa la soledad de la mesa en la que ya no ve el vaso equidistante entre dos sillas.




Oportunidades







“No todos los días el mundo se ordena a sí mismo en un poema."

-Wallace Stevens-






Todo lo que contenga la letra N le favorece. Sin embargo, por algún sitio tenía que empezar, no sabía si hablar del tiempo, o citar frases de otros, eso haré:


- El dinero es una forma de poesía.
- El cuerpo es el gran poema.
- Un poema es un café. (Restauración).
- La lengua es un ojo.
- Los poetas adquieren humanidad.
- La pérdida de un lenguaje crea confusión o mudez.
- La poesía debe resistir a la inteligencia casi con éxito.
- Dios es un postulado del ego.
- La vida no está libre de sus formas.
- Un cambio de estilo es un cambio de tema.

-Wallace Stevens-




Del tiempo, porque hacía demasiado calor y porque con Derrida no se puede, y tampoco con los demás. Quiero decir, que no puedo conmigo ni con el dinero ni con la poesía, mas: ¿qué sería poder?. Esas palabras, esos epígrafes, nada más me sirvieron provisionalmente, la idea de desfragmentación está por todas partes, el calor fue una excusa, aunque: ¿qué no lo es?. Todo esto que transcurre, imagino, para crear la sensación de realidad; pensaba en cantidades todas cortadas, como un ciempiés. El mundo no está esperando que nadie venga y lo organice con un lenguaje, esta mañana leí que un gran poeta era para que todo lo que se había hecho, no hubiera sido malo, luego leí que, TODO, no existe, y a mí me salen todos por todas partes, yo trato de borrarlos, de suprimirlos con un sinónimo, pero esta necesidad de recurrir a las palabras de otros para acabar diciendo: nada más me sirvieron provisionalmente... Había pensado en el poema de Edgar Bayley Es Infinita Esta Belleza Abandonada, pero ya lo había dicho él y además, lo que mejor deja dicho, es que después de cada adiós hay otro adiós, si esto es así, no es tanta la tristeza. ¿La tristeza?... es que hay palabras condenadas, son como sacos para meterlo todo, y si TODO no existe, la tristeza... ¿qué será?.

Son patas de alacranes subiendo por los estantes llenos de polvo, son los muebles del cuerpo, el cuerpo entre los muelles, el cuerpo amueblado y el cuerpo sin amueblar. Son las estanterías donde se ponen las horas a vigilar y la hora 16, la hora 13 y la hora 22, es esta carne romántica, este cerebro filosófico, pero el MUNDO no está esperando, no, yo, que debo ser algo creyente, diría con Lacan, me atrevería a decir, que EL MUNDO ESTÁ ESTRUCTURADO COMO UN LENGUAJE. Que si fuera capaz de estructurarse con otro lenguaje, sería otro mundo.

Sigo atreviéndome a decir, por lo tanto, que las palabras tienen un precio que equivale a decir que tienen un trabajo. ¡Pero siempre un futuro imperfecto!. Y sin embargo, para que no suceda en lo real, debe ocurrir en el lenguaje, según donde te sitúes en el lenguaje, te sitúas en tal o cual realidad.

Para que el dinero sea una forma de poesía, que lo es, no es que haya que ponerse a contar dinero, sino dejar que éste ocupe otro lugar en la cadena significante. También otro lugar la mierda, también otro lugar la belleza, también otro lugar el pensamiento, también otro lugar la fe, también otro lugar la ciencia: otra manera de articular, que si se trata de distribución, no se puede pensar como se ha venido pensando el tiempo y todas esas encrucijadas de la razón que tantos quebraderos le dieron a los filósofos y a los hombres, el uso de los bienes materiales y de los no considerados materiales, no es regulable por leyes externas si no se tiene en cuenta al sujeto del uso; de esto da cuenta la historia sobradamente; en cuanto al uso del lenguaje, ya ha dado cuenta de cómo se produce un sujeto, el psicoanálisis. Para desembarazarme del peso que tiene hoy para mí leer a Sylvia Plath, tendría que decir sencillamente, que la mayoría de las palabras están inutilizables, porque quienes las dicen y quienes las escuchan, creemos tener una idea concreta y verdad de lo que significan, nadie se reconoce implicado en lo que las palabras eligen de él. Si con el cambio de estilo se produce un cambio de tema, también ocurre con la escucha, también hay un estilo para escuchar, y además, lo que en sí mismo se detecta como estilo, siendo atribuible a la estética, está diciendo desde dónde se habla, el acervo de pensamientos, ideas, y palabras que censuramos y para qué.

















No hay comentarios: